miércoles, junio 12, 2024
En Vivo

«Si el campo no produce, no comemos»: Gremio Tortillero enfrenta un panorama complicado

El presidente del Consejo de Administración de la Gran Alianza de Industriales de la Masa y la Tortilla señaló que los factores que los afectan, lo hacen también con la ciudadanía

El gremio tortillero ha venido atravesando situaciones complejas a raíz de la pandemia, las consecuencias del conflicto bélico, la sequía severa, la falta de apoyo al campo y el alza en insumos, a lo que se suma el cobro de impuestos que no están contemplados en la ley, notificó Juan Carlos Dávila, presidente del Consejo de Administración de la Gran Alianza de Industriales de la Masa y la Tortilla en México.

Sin embargo, a pesar del panorama, han consensuado no incrementar el costo de este producto en 2024; no obstante, varios representantes tortilleros decidieron ingresar a la política para buscar atender a este giro “que se encuentra descuidado”.

Recordó que mediante el Paquete contra la inflación y la carestía (PACIC), a adjudicación directa, se seleccionaron a 15 empresas las cuales iban a buscar cómo reducir el 8% de la inflación, cuando los incrementos que ha sufrido el gremio de manera “improvisada y desproporcionadamente” -junto con el productor agropecuario que es su principal aliado-, oscilan entre un 80 y 90%.

Ante tanta necesidad no podemos quedarnos callados, porque no es posible que teniendo en México 30 millones de hectáreas destinadas al área agrícola, únicamente se hayan cultivado el 20% por falta de apoyo al campo”, criticó.

 

Por lo anterior, cuestionó que ¿Dónde están los 500 diputados federales? Y ¿Dónde están los 128 senadores de la República?, ¿Dónde están los presidentes municipales, los diputados locales, los gobernadores o jefes de gobierno, y el Presidente de México? “¿quienes mantienen en total abandono al campo”.

“Derivado de la pandemia, del conflicto entre Rusia y Ucrania, de la sequía, de la herencia que dejaron otros gobiernos como lo señalan los autoridades en turno, entre otros factores, han perjudicado al gremio, pero también a la ciudadanía en general”, refirió.

En este sentido, expuso que el consumo per cápita ha disminuido considerablemente; al tiempo que aseguró que la mayoría de los tortilleros mantienen abiertos sus negocios por orgullo.

Dávila recibió la invitación por parte del partido Encuentro Solidario, en coalición con el PT y el Panal, para contender por una diputación local en Zacatecas, y a pesar de ser su primera experiencia en la política, aceptó para buscar atender todas estas problemáticas, al igual que lo hicieron otros colegas en diferentes estados que están participando.

“Queremos levantar desde el Congreso la voz por la gente que menos tiene, por el productor agropecuario. Debemos tener en claro que si el campo no produce, no comemos. Estamos en una crisis agroalimentaria y alimentaria: esos son los datos reales y los que nosotros vivimos diariamente”, mencionó el entrevistado.

Explicó que la harina de maíz que ronda en 18 mil pesos la tonelada, que en pandemia estaba en 11 mil pesos, pero hoy en día hay quienes se la quieren pagar a los productores en 5 mil 900 pesos, por lo que consideró que no existen reglas de operación.

“Lo que nosotros queremos hacer es abrir los canales de comercialización directamente con el productor agropecuario, y que se les pague a un precio justo, pero que sea el trato directo con ellos. Solamente así podremos salir adelante como mexicanos”, aseguró Dávila.

El empresario tortillero fue claro al señalar que la carga tributaria no baja: “de todo pagamos IVA excepto del maíz y la harina, pero a la hora de nosotros declara nuestros impuestos sí tenemos que pagar IVA, ISR, seguro social donde nos encontramos en el grado más alto de riesgos de trabajo junto a las empresas que fabrican dinamita”.

A parte de eso –dijo- se ven obligados a pagar impuestos que no están considerados en ninguna ley, y a pesar de ello “nadie” voltea a ver a la industria de la masa y la tortilla, ni al campo a pesar de ser un sector prioritario.

Pese a ello, destacó, México no está en condiciones de sufrir incrementos en productos de la canasta básica, y menos en la tortilla, es por ello que no está considerado un alza próxima en la agenda de la Gran Alianza, ni en la competitiva, ni en la integradora con la que cuentan.

“Reiteramos el compromiso con el productor agropecuario, para que se les pague a un precio justo”, indicó al tiempo que recordó que es en las grandes tiendas se ofrece el kilo de tortilla en el orden de los 11 pesos, siendo que la harina cuesta 18 mil pesos, lo que no es congruente.

Finalmente manifestó que los tortilleros organizados generan 580 mil empleos directos en la república mexicana, más los indirectos; y todos se están viendo afectados.

  1. CRÉDITOS: EL HERALDO

Noticias Relacionadas